sábado, 31 de enero de 2015

August Sander. Oficios (II).


Durante el periodo de entreguerras, August Sander  amplía su visión, retratando personas de todas las clases sociales y ocupaciones.

Alemania entera va pasando por delante de su objetivo.
Su planteamiento es retratar a cada individuo como tal, al tiempo que lo sitúa dentro de la sociedad de su tiempo.


Sander no suele indicar el nombre de la persona fotografiada, pero en cambio sí señala su oficio.
Con esta forma de trabajar da un carácter universal a su obra.


Boxeadores. 1928.

Editor. 1928.

Funcionario. 1928.

Limpiadora. 1928.

Pastelero. 1928.

Pintor. 1928.

Arquitecto. 1929.

Herbolario. 1929.

Jockey de la Escuela de Viena. 1929.

Taxista. 1929.

Ferretero. 1929.

Arquitecto. 1929.

Barbero. 1930.

Barnizador. 1930.

Lavandera. 1930.

Artista ambulante. 1930.

 Secretaria de la West German Radio. 1931.

Profesora de danza. 1932.

Ingeniero. 1933.

Secretaria. 1935.

Herrero. 1930.

Vendedor ambulante. 1930.

Conserje. 1930.

Equipo de mantenimiento de carreteras.

Para todas las fotografías:
Autor: August Sander.
Alemania. 

13 comentarios:

  1. Radiografía de un tiempo y sus gentes variopintas. Por sus oficios les reconoceréis. Las secretarias tienen cara de secretarias, el herrero de herrero, el barnizador y la lavandera de lo que son; pero la profesora de danza es como una cosa rara.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La profesora de danza es temible.
      Yo no dejaría a mis hijas en su academia. Jejeje.

      Abrazos, Cayetano!!

      Eliminar
  2. Maravilloso. Nunca hubiera adivinado la profesión de la profesora de danza, aunque la del pastelero está más fácil. Tiene aspecto de probar cuantas tartas prepara y además encontrarlas todas deliciosas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, el pastelero se come dos tartas de cada tres que prepara. Jajaja!

      Abrazos, madame!!

      Eliminar
  3. Y pensar que entretanto se avecinaba la Tormenta
    -----
    Pendiente que la próxima entrada de tigrero está basada en tu blog

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y no fue una época agradable para Sander, Alí.
      Más bien fue su peor época.

      Estaré atento, descuida.

      Abrazos!!

      Eliminar
  4. Sin leer la leyenda, es difícil adivinar el oficio de la mayoría de los personajes.
    ¡Que gran diferencia entre la elegante secretaria de la W G Radio y la lavandera ! Me gusta mucho la última foto pero también la del pastelero, del herrero, del conserje… todas.

    Un gran abrazo!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Lo cierto es que todas tienen algo, Marga.
      Son el reflejo de una época determinada de un país concreto, sí. Pero reflejado de manera muy especial. Un trabajo hecho con gusto.

      Abrazos!!!

      Eliminar
  5. Algunas de las fotos que nos muestras creo haberlas visto en alguna parte, quizás ilustrando algún libro histórico relativo a la Alemania de entreguerras, como la del Pastelero.
    Por otro lado, la que más me llama la atención por la relación de las pinturas de Otto Wagner es la titulada Secretaria de la West German Radio. 1931. Tiene una estética muy especial.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son fotos muy conocidas, Carmen.
      Lo malo es que se suelen utilizar las fotografías sacándolas de su contexto y sin nombrar al autor. Afortunadamente esa práctica va desapareciendo poco a poco.

      Abrazo!!

      Eliminar
  6. Magníficas, como siempre, sobre todo me han impresionado las del pastelero y la limpiadora. Dicen mucho sobre cómo debía ser... El reflejo de un tiempo y unas vidas pasadas. Esto es quizá lo que nos atrae tanto de estas imágenes. Algún día nosotros mismos formaremos parte de ese atractivo... supongo.
    Trasteando por internet, he dado con una colecci9ón de fotografias de Gustave le Gray, que me ha apetecido compartirlas contigo por si son de tu interés:

    https://www.facebook.com/johndorbigny/photos_stream

    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Son fotografías realizadas con gusto. Por amor al arte. No eran ningún encargo, por eso pienso que nos resultan tan atractivas.
      Estoy convencido que nosotros también resultaremos "diferentes" e "interesantes" a las generaciones posteriores. Por lo menos a la gente curiosa de esas generaciones.

      A Le Gray lo tengo pendiente, Charles. Bueno, a él y a varias decenas de fotógrafos que me encantan. Jejeje.

      Abrazo!!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin