domingo, 15 de febrero de 2015

August Sander. Nazis y otros personajes.

August Sander. Oficios-II]



En 1929, August Sander publica un libro con unas sesenta fotografías titulado Antlizt der Zeit (El rostro de nuestro tiempo).

En los años 30 y con la ascensión de los nazis al poder, la obra de Sander es objeto de persecución. Así, el libro citado es retirado de las librerías y su archivo confiscado.

Sander muestra a sus compatriotas (incluídos los nazis) tal como son, no glorifica la raza aria. Con ello no solamente se opone a la propaganda totalitaria, sino que en la práctica la denuncia. 
Le costaría caro ser fiel a sí mismo y a su trabajo.

Además, su hijo Erich, miembro del partido izquierdista (Sozialistische Arbeiterpartei Deutschlands) fue detenido en 1934 y condenado a 10 años de cárcel, falleciendo en 1944, poco antes de la finalización de su condena y del final de la guerra.


Capitán de las Waffen-SS. 1937.

Miembros del partido nacional-socialista. 1935.

Miembro del partido nacional-socialista. 1937.

Miembro del partido nacional-socialista. 1938.

Miembro de las juventudes hitlerianas. 1938.

Soldado alemán. 1941.

Miembros de las juventudes hitlerianas. 1941.

Miembro de la guardia personal de Hitler. 1940.

Oficial del ejército alemán. 1944.

Gottfried Brockmann, pintor. 1924.

Willi Bongard y Gottfried Brockmann, pintores. 1925.

Hermann Hans Wetzler, compositor. 1925.

Paul Hindemith, compositor. 1925.

Max Van de Sandt, pianista. 1925.

Richard Strauss, compositor. 1925.

Anton Räderscheidt y su mujer, Marta Hegemann. 1925 y 1927.

Anton Räderscheidt, pintor expresionista. 1927.

Helene esposa del pintor Peter Abelen y su hija Josepha. 1926.

Franz Paul Brückner, escritor y crítico teatral. 1926.

Theodor Haerten, escritor. 1928.

Franz Wilhelm Seiwert, pintor. 1928.

Raoul Hausmann, artista y escritor dadaísta. 1929.


Para todas las fotografías:
Autor: August Sander.
Alemania. 

[seguirá en August Sander. Circo y espectáculo.]



12 comentarios:

  1. Es muy interesante analizar las fotos que publicas desde los caracteres y arquetipos que se han ido forjando ,por ejemplo, de nazis y de pintores,con el tiempo. Fíjate que nos hemos hecho un imagen (me refiero a la estética) de estos "grupos" culturales o sociales, que no dista en nada de la realidad...La solemnidad, rigidez de os soldados de la SS contrasta fuertemente con los pintores y su desenfado...dos grupos bien identificables y con su sello de pertenencia. Saludos, Enrique!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad que, en cierto modo, mantienen ambos grupos los estereotipos.
      Sobre todo los pintores. El artista, por lo visto, tenía que parecerlo. Jeje

      Abrazos, Patzy!!

      Eliminar
  2. Deberían estar los nazis agradecidos a este fotógrafo. No los presenta como seres superiores pero tampoco como psicópatas peligrosos. Son retratos de gente corriente que se ha puesto un uniforme. Nada más.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Con el tiempo, los alemanes le agradecen a Sander su trabajo.
      Su manera de presentarlos con naturalidad independientemente de oficios, clase social,...
      Pero en aquella época, debía de exaltarse lo ario. Y no lo hizo.

      Abrazos, Cayetano!!

      Eliminar
  3. Pues es que ya son ganas de perseguir a la gente. Pobre hombre, qué mal habrá hecho con estas fotografías. Al parecer pretendían que solo retratara a los guapos?

    Buenas noches

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Presento a la raza aria como gente normal. Tenía que presentarlos como semidioses.
      Como héroes para la propaganda.
      No lo hizo así y lo castigaron por ello.

      Abrazos, madame!!

      Eliminar
  4. Es lógico que aquellos seres megalómanos y maniacos vieran con malos ojos estas fotos que los retrataban como lo que eran, seres corrientes, sin aspecto de héroes. Pintores, compositores y altos jerarcas nazis se suceden en su obra sin solución de continuidad, representando una sociedad apasionante y oscura como los rostros tristes de todos ellos.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eso es lo bueno de la obra de Sander. Presenta a todos como personajes de una misma historia y con el mismo papel protagonista.
      Nadie por encima de nadie. Y eso el partido defensor de lo ario como algo superior no podía permitirlo, claro.

      Abrazos, Carmen!!

      Eliminar
  5. Vale destacar que el único verdadero oficial del ejército es el único que tiene una cruz de hierro, a despecho de los sicarios políticos retratados.
    Casusa estupor ver como todos los estratos de la sociedad alemana del 30ta fueron militarizados. Lo digo porque esa práctica se repite en la Venezuela de hoy, de hecho, esta mañana nos despertamos con la noticia de que al Alcalde Mayor de Caracas, elegido por el abrumador voto popular, lo han secuesttrado el ejército político de este gobierno sin orden judicial alguna. Por favor, no permitan que en España se instale un gobierno con la misma vocación militarista y POPULISTA del que se instaló acá en Venezuela

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. El partido nacional-socialista alemán estaba absolutamente militarizado y jerarquizado. Era necesario organizarse de ese modo para imponerse por la fuerza.
      Donde meten la zarpa los militares, no suele terminar bien. Del signo político que sean.

      Abrazos, Alí!!

      Eliminar
  6. No sería justo juzgar personas desconocidas según lo que nos pueden sugerir unos retratos fotográficos y después de tanto tiempo, cuando la historia los ha encasillado. Mirando simplemente las caras y/o cambiándoles entre sí la vestimenta, es sorprendente… hay soldados que expresan inocencia, ternura y artistas con expresión de psicópatas… o al contrario. Probablemente cada uno, como todos nosotros, vivía su vida de acuerdo a sus principios y los valores de la sociedad en aquella época.
    Las fotos y el trabajo de August Sander son muy interesantes para reflejar una realidad concreta.
    Gracias, Enrique!

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es un trabajo fascinante. Retratar toda una sociedad no era fácil. Y, a mi entender, Sander lo consiguió.
      El jugar con el cambio de vestimenta me ha gustado. La verdad es que más de un pintor con uniforme sería digno de cualquier malvado de cine.

      Abrazos, Marga!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin