viernes, 24 de mayo de 2013

Requiebros,...


... piropos, lisonjas.
¿Halagos o acoso verbal?

American Girl in Italy.
Autora: Ruth Orkin.
Italia. 1951.

Cuando una mujer guapa parte plaza por Madero.
Autor: Nacho López.
México. 1953.

Gli italiani si voltano.
Italia. 1954.

El piropo.
Sevilla. 1959.

Via Laietana.
Barcelona. 1962.



Según Inti María, la diferencia la marca la mujer. Si ella lo siente como acoso, es acoso.
Coincido con ella.

[Inti María Tidball-Binz es coordinadora regional de Atrévete! Buenos Aires Hollaback ] 



22 comentarios:

  1. Una agresión en toda regla.
    Una falta de respeto.
    Mala educación.
    Atraso.
    Algo que se consideraba normal en otras épocas.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En otras épocas y en determinadas zonas geográficas, Cayetano.
      Este tipo de piropo es prácticamente exclusivo del Mediterráneo y de los países al sur de Estados Unidos.
      En el resto del mundo no es nada normal abordar a una desconocida con cualquier frase.

      Abrazos!!

      Eliminar
  2. Depende… Por naturaleza, a las mujeres nos gusta que nos miren y nos admiren y siempre, un piropo con respeto, gracioso y halagador es bienvenido: ayuda a la autoestima y alegra el día, nos hace creernos “interesantes” para los ojos ajenos.
    Últimamente, no sé si se ha perdido el valor del piropo o se ha perdido la decencia… pero siempre quedan las "miradas" sugerentes.
    Muy bonitas las fotos!... la de Sevilla es genial (todo el contexto…)
    Un abrazo!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Quizás se prefieran ahora las miradas; son menos explícitas.
      La foto de Català Roca es genial. Incluso pienso que el grupito de la izquierda era lo que a él le llamó la atención realmente.

      Abrazos!!

      Eliminar
  3. Las tres primeras fotos, se acercan más, al menos en imagen, a lo que sería un "piropo", en cambio las dos últimas, a juzgar por las expresiones de todos, incluso por la cara de fastidio de las supuestas "piropeadas", me suena más a algún tipo de acoso que a otra cosa. Fantásticas las fotos, me encantó el testimonio. Abrazooo Enrique!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Las tres primeras están preparadas. Por lo menos en cuanto a la mujer. Ellas estaban de acuerdo con el fotógrafo. Geniales pero menos frescas que las otras dos que son fruto de captar el instante. En éstas los protagonistas son totalmente ajenos al fotógrafo.
      Desde luego, la chica de la última foto está siendo realmente acosada.

      Abrazos, Patzy!!

      Eliminar
  4. Depende...de lo que se diga, de como...yo que sé, en general a mi me gustan, incluso alguna burrada muy burra si me la dicen con gracia me gusta también. Creo que era Pérez Reverte el que decía que una amiga suya lo definía como machismo elemental, tan elemenatal que no molestaba. Trabajé un tiempo de administrativa en una empresa de materiales de construcción. Los "señores del cemento" son la bomba :D Como las fotografías, la de Mario dI Biasi es mi favorita, por que el mujerón parece muy capaz de hacerles cerrar el pico a todos ellos :)

    Coincido con Patzy, las tres primeras representan mejor lo que yo entiendo por piropo, las otras dos, sobre todo la ultima tienen una connotación mucho más agresiva.

    Un abrazo, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo, sinceramente, ese machismo aunque sea elemental no lo comparto demasiado.

      En las tres primeras fotos, la mujer es la modelo del fotógrafo. Y, estoy de acuerdo contigo, la mujer de De Biasi tiene aspecto de merendarse a cualquiera. No es una fotografía cualquiera, no. Está muy preparada, la composición los tonos de gris,..

      Abrazos, Alma!!

      Eliminar
  5. Con todas las tonterías que se le ocurren a google no estaría de más que no diera la opción de editar los comentarios...para corregir las erratas, aunque fuera...GRRR


    otro abrazo, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ya podrían poner la opción de editar, desde luego.
      Solo queda la opción de copiar, eliminar y volver a escribir pegando y rectificando.

      Eliminar
  6. El problema es que no todas las mujeres los toman igual, y el piropeador muchas veces no tiene modo de saber cómo serán recibidos, lo que no le detiene.
    Pero en la primera foto, por ejemplo, es evidente que ella va toda esponjada, casi endiosada, mientras que en otras imágenes se ve a la mujer más incómoda. La última hasta parece que se sobresalta un poco.

    Feliz fin de semana, monsieur.

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me parece a mi que los piropeadores a desconocidas están en vías de extinción.
      Las dos últimas fotos son escenas callejeras reales. Y las mujeres están realmente incómodas, desde luego.
      Las otras tres están más preparadas. Pero son grandes fotografías.

      Abrazos, madame!!

      Eliminar
  7. Otro fallo de blogger es que no permite poner enlaces. Si te pica la curiosidad de ver este piropo con aire murcianico, tendrás que copiar y pegar:

    http://www.youtube.com/watch?v=SMw39ufLurI

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Ese Juncal. Prototipo hispánico. Quedan pocos especímenes de ese tipo.

      Cuando veo un enlace, lo destaco con el ratón, pulso botón derecho y nme da la opción de "Ir a". Hago clic y ya'stá!!

      Abrazos, Antón!!

      Eliminar
  8. Como mujer no me gusta que me digan piropos (cosa bastante rara, por otro parte) porque me siento mal, como si el simple hecho de caminar por la calle consistiera en seducir a la concurrencia, hombres (los encargados de pronunciar estos halagos) y mujeres (con mirada envidiosa, desdeñosa o simplemente curiosa). A algunas mujeres les gusta que las miren; otras no. Yo me cuento entre las segundas.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Por eso comentaba yo que sois las mujeres las que decidís si os gustan o no los piropos.
      Yo no soy de los que piropean. Y mucho menos a alguien que no conozca.
      No obstante, la pregunta de la entrada era una excusa para presentar a cinco estupendos fotógrafos de los que pienso hablar más adelante por separado. Jeje.

      Abrazos, Carmen!!

      Eliminar
  9. La cuarta, sobre todo, es la que me parece más desgarrada: las caras de repugnancia de las dos chicas acosadas reflejan a las claras la poca gracia que tiene. Hace unos días, vi en un informativo de televisión cómo un actor egipcio se travestía y salía a las calles del Cairo, para conocer de primera mano el acoso que sufrían las mujeres en las calles de aquella ciudad.Las conclusiones pueden imaginarse...

    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Debatz. Las dos últimas fotografías reflejan muy bien el sentimiento de las mujeres respecto de lo que oyen. Y no les gusta, no.
      En el mundo árabe imagino que debe ser aún peor. La mujer lo tiene muy difícil por esos lares.

      Abrazos!!

      Eliminar
  10. Muy buenas las cinco. No sabía que las tres primeras eran preparadas, pero, al verlas, sí se aprecia un "algo" artificioso (no quiero decir que eso les quite mérito) La de Catalá Roca es tremenda como retrato de una sociedad y la de Miserachs casi duele físicamente.
    No recuerdo haberle dicho un requiebro a una desconocida ni cuando yo mismo era pura testosterona en zapatillas. No va conmigo.
    Abrazos, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Están preparadas en tanto que las mujeres son las modelos de los fotógrafos que se limitan a seguirlas haciéndoles fotos. Los varones no se si también estaban de acuerdo con los fotógrafos.
      Las de Sevilla y Barcelona son auténticas. Y se nota. Por eso impactan más.

      Es verdad, ni me imagino piropeando a una desconocida. Ni te imagino.

      Abrazos, Xibeliuss.

      Eliminar
  11. Bueno es algo tan español...Creo que cuando se hace con gracia (y respeto) no tiene por qué ser malo. Aunque en efecto, el punto de vista de quien lo recibe es determinante.
    Dos amigas de visita en Sevilla paseaban por una plaza y en ese momento estaban reunidos los conductores de autobús que terminaban el turno. Les cantaron aquella canción de guapa, guapa y guapa. Todavía hoy se alegran recordándolo.
    Aquí, claro, es inimaginable.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jeje, sí, en Alemania no me imagino a los conductores acntándole "guapa" a una transeúnte.
      Y en España, siempre ha habido piropos graciosos y otros muy desagradables. Pero, hasta con los denominados graciosos, es la mujer la que ha de decidir.

      Abrazos!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin