domingo, 12 de mayo de 2013

Chica de portada (II).

[viene de Chica de portada-I]




 

 



Para las 12 fotografías anteriores.

En 1901, Edna Goodrich, otra de las coristas de Florodora, presentó a Evelyn al famoso arquitecto Stanford White,  un conocido mujeriego que tenía entonces 47 años de edad mientras que Nesbit sólo tenía 16. 
White era uno de los arquitectos más distinguidos de Estados Unidos en esa época, habiendo creado estructuras tales como The Hall of Fame en la Universidad de Nueva York, el Memorial Arch en Washington Square y el Madison Square Garden

Que el arquitecto estuviese casado y con hijos poco le importó a Evelyn, quien además de gustarle el hombre tenía devoción por su poder económico. Stanford conquistó a Evelyn con joyas y rosas y a la madre de ésta con dinero y sufragando los gastos de educación de su otro hijo. 

Edna Goodrich.

Stanford White.


En sus memorias Prodigal Days, Evelyn describe su "primera vez" en el majestuoso apartamento que tenía White en Nueva York, completamente decorado con cortinas de terciopelo rojo pasión y finas pinturas, en el que tenía un cuarto especial cuya única decoración era un columpio de terciopelo rojo.
El fetiche de White era colocar a sus conquistas, desnudas o semidesnudas, en ese columpio y Evelyn fue complaciente con sus deseos.
Según cuenta Evelyn, ella y White tuvieron una deliciosa cena regada con champán y a continuación White la llevó a otra de las habitaciones secretas de su piso, El Cuarto de los Espejos, donde solo había un enorme sofá verde y espejos cubriendo las paredes y el techo. En ese cuarto siguieron bebiendo champán y White le entregó a Evelyn un kimono de seda amarillo para que se lo pusiera. Evelyn relata que se "desvaneció" para despertar al otro día completamente desnuda al lado de White, habiendo perdido ya su virginidad. 

Stanford y Evelyn se hicieron inseparables durante un tiempo, pero él continuaba la búsqueda de nuevas "vírgenes" para sus juegos eróticos y a partir de 1902 el actor John Barrymore (abuelo de la actriz Drew Barrymore) empezó a cortejar a Nesbit.

John Barrymore.

Barrymore la conoció tras asistir a una interpretación de Florodora. Él tan solo tenía 20 años y era considerado demasiado pobre por la madre de Nesbit, lo que no impidió que quedara embarazada de Barrymore en dos ocasiones.
White, todavía una gran influencia en la vida de la modelo, la mandó a un internado en Wayne, Nueva Jersey (dirigido por la madre del director Cecil B. DeMille), en parte para apartarla de John Barrymore y en parte para facilitar que abortara.
A pesar de todos los inconvenientes, Barrymore propuso matrimonio a Nesbit, pero ella rechazó la oferta. 

Tras Stanford White y John Barrymore, Nesbit tuvo relaciones con un jugador de polo llamado James "Monty" Waterbury y con el joven editor Robert Joseph Collier

Posteriormente conoció a Harry Kendall Thaw, un poderoso millonario que solo era 13 años mayor y que tenía debilidad por las coristas.
Era hijo de un empresario dedicado al carbón y al ferrocarril y provenía de una adinerada familia de Pittsburgh.
Thaw, era también un excéntrico playboy que gastaba dinero a manos llenas y conocido por haber organizado una orgía en París donde habían participado 100 actrices y coristas de la época. 

Harry Kendall Thaw.


Harry comenzó a perseguir a Evelyn y la madre de ésta, pensando en la conveniencia económica, la urgió a que lo aceptara. Sabían que siempre iba armado, que era irritable, violento, sádico y adicto a la cocaína, pero con una fortuna como la suya, todo era perdonable. 



Al negarse durante varias semanas a ir a la cama con él, Evelyn volvió loco a Harry, quien optó por proponerle matrimonio, a pesar de ser conocida como la concubina de Stanford. Evelyn por fin consintió en casarse con su enardecido millonario después que éste la llevó junto a su madre al extranjero en un tour de lujo.
Mientras estaban de viaje por París, Evelyn le contó a Harry los detalles de su relación con el arquitecto. Eso enfureció a Thaw que, a partir de ese momento, hizo todo lo que estuvo en su poder para arruinar la reputación del arquitecto. 

Harry alternaba arranques de pasión con momentos de locura por los celos que le despertaba la relación previa de Evelyn con White. Le gritaba y azotaba exigiéndole que le contase todos los lúbricos detalles de su relación sexual con Stanford. 



 A pesar de todo, la boda se produjo el 4 de abril de 1905 poco después de una de las misteriosas apendectomías de Evelyn. La madre de Nesbit recibió de regalo de bodas cien mil dólares en efectivo por haber accedido al casamiento de su hija. 


Pero,...el 25 de junio de 1906 sobrevino la tragedia.

Harry Thaw estaba convencido que Stanford había sido un individuo perverso que había arruinado la vida a su mujer, por lo que en una ocasión que coincidieron con White en el Madison Square Garden, Harry decidió acabar de una vez por todas disparándole tres veces con su pistola.

Dos de los proyectiles hicieron blanco en la cabeza del arquitecto y el tercero en la espalda. La víctima cayó muerta junto a su butaca mientras el musical Mam'zelle Champagne (que se estrenaba ese mismo día) estaba en su apogeo. 




El asesinato que involucraba a dos de las personas más ricas y e influyentes de Nueva York, se empezó a conocer como El Crimen del Siglo convirtiéndose en uno de los procesos más controvertidos de la historia judicial norteamericana.


[continúa en Chica de portada-III]

18 comentarios:

  1. ¡Qué historia más sórdida! No sabemos cómo acabará, pero parece que no muy bien.

    Con todo, Evelyn me recuerda a la niña mala de Vargas-Llosa, que cada vez se iba metiendo en mayores problemas.

    Te está quedando un gran relato, enhorabuena. Seguiremos atentos a cómo prosigue la historia.

    Disfruta del domingo. Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Así es, una niña que va de mal en peor.
      En breve el final. Quizás no tan trágico como podría esperarse.

      Feliz domingo.
      Abrazo!

      Eliminar
  2. Cara de loco ya tiene el amigo.
    Y el futuro de la modelo no parece nada halagüeño.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un millonario malcriado, cocainómano, morfinómano y adicto a juergas.
      Una joyica.
      Y encima celoso compulsivo. No se podía esperar la señorita Nesbit nada bueno.

      Abrazo!

      Eliminar
  3. Qué historias tan fascinantes! Soy artista digital, de Argentina, y las historias que encierran las imágenes suelen atraparme, así que por aquí me quedo. Saludos Enrique, y si quieres puedes visitar mis blogs.

    http://artedigital-by-patzy.blogspot.com
    http://senderositalianos.blogspot.com

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Encantado de recibir tu visita, Patzy. Bienvenida.
      Me alegra que te guste el relato.

      Voy a visitar tus blogs.

      Abrazo!

      Eliminar
  4. La eterna historia: mujeres necesitadas y/o dispuestas a vender su belleza y hombre dispuestos a comprarla, a veces para competir con otros, pero muchas veces, por enamorarse.
    Una diferencia: antes había pocas mujeres dedicadas a este “oficio”, bastante criticadas en su época, mientras que hoy, abundan y son admiradas.
    Las fotos son bellísimas. Evelyn y Harry, en la foto, parecen la pareja perfecta: jóvenes, guapos y seguros del éxito.
    Gracias, por esta entrada!...deliciosa historia para una mañana de domingo.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti siempre por comentar, enAteneo.

      No eligió bien la moza. Quizás se llevó al más adinerado de sus pretendientes, pero no el mejor, desde luego.

      Buen domingo.
      Abrazo!

      Eliminar
  5. ¿Han hecho película de este caso? ¡Porque tiene todos los ingredientes del cine negro!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No sé.
      A lo mejor han hecho alguna. Jejeje.
      Ya veremos.

      Abrazos pa' este domingo que se acaba.

      Eliminar
  6. La historia pinta mal para Evelyn,que, al menos en las fotografías da la sensación de ser muchas mujeres en una y luego está esa madre... ay no sé, pero parece una bicha de cuidado. Engancha mucho,Enrique, quedamos a la espera

    Besos y buen domingo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es una mujer que está madurando a un ritmo trepidante. Ese candor de las primeras fotos lo va perdiendo poco a poco.
      La madre tiene mucha culpa de todo lo que le pase a su hija, desde luego.

      Feliz tarde de domingo, Alma.
      Abrazo!

      Eliminar
  7. Qué historia apasionante. Desde luego a esa madre era para matarla. Dado el triunfo de su hija, yo creo que ya tenía bastante, pero la avaricia rompió el saco.

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pensáis como yo (y como Alma en el comentario anterior), la madre es responsable de que la vida de Evelyn no fuese por buen camino. Y todo por dinero. Un bicho malo.

      Buena tarde de domingo.
      Abrazo!

      Eliminar
  8. ¡Toda una historia! A esto me refería en el comentario anterior: a principios de siglo todo parecía posible. Vaya personajes/arquetipos: White, Kendall, Barrymore... y esa madre que Bette Davis debería haber bordado en pantalla.
    Abrazos, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran todos unos personajes muy de película, sí.
      En cuanto a la madre, espera a que salga la de Harry Thaw para hacer el reparto de papeles. Jeje.

      Abrazos, Xibeliuss!

      Eliminar
  9. Glamour, fetichismo, sexo, cocaína, bailes, fiestas, todo era posible en aquella vida de las top models de hoy y de entonces. Y es que la belleza de Evelyn atraía todas las miradas y, como no podía ser menos, más aún la de los ricos, famosos, actores y personajes del star system americano.
    La vida de esta chica es desde luego digna de novela.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Un cóctel explosivo, Carmen. Antes y ahora.
      Y los medios de comunicación encantados con la vida de esta gente. Antes y ahora.
      Nesbit fue la primera que se vio envuelta en un escándalo semejante. Después han venido muchas más.

      Abrazos!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin