viernes, 12 de diciembre de 2014

August Sander. Mundo rural (II).


[viene de August Sander. Mundo rural-I]

Después de la Primera Guerra Mundial, la actividad profesional de Sander se orienta a la toma de fotografías para el carnet de identidad.

Se interesa por el arte moderno y adquiere consciencia de lo que representa el proyecto iniciado en Westerwald.
Continúa así compaginando su trabajo de fotógrafo en el estudio con el trabajo de campo, los retratos anónimos, su verdadera pasión.



Campesino y su mujer. c1920.

La novia. 1921.






Campesino.

Jóvenes granjeros. 1926.

Chicas del campo. 1925.

Granjero y su mujer. 1924.

Hermanos. 1922.

Maestro rural.1921.


Familia de militar en Bosque de Westerwald. 1925.

Niña con carrito y bebé. 1927.


Joven maestro de pueblo. 1928.

Joven granjera. 1928.


Hermanas. 1930.

Niño en bicicleta. 1931.

Para todas las fotografías:
Autor: August Sander.
Alemania.1920-1935.

12 comentarios:

  1. Muchas de estas fotografías resultan inquietantes, no sé si por la pose de los personajes o por ellos mismos o por las escenas donde transcurren (bosques oscuros). En todo caso no dejan indiferente al espectador.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te doy toda la razón, Carmen. Resultan inquietantes la mayoría. Aunque por lo visto, era marca de la casa de Sander. Las fotos de oficios y gente diversa también tienen esa característica.

      Abrazos!!!

      Eliminar
  2. Son testimonios fantásticos todos! Coincido con el comentario de Carmen, aquí arriba, algunas hasta resultan "inquietantes"...Estoy agradecida de poder disfrutar de tu blog. Me encanta! Abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias, Patzy. Me alegra que disfrutes con estas imágenes. A pesar de que más de una resulten ciertamente inquietantes para el espectador.

      Abrazos!!!

      Eliminar
  3. Gentes sencillas, anónimas, víctimas de la locura de la guerra, que padecerían posiblemente las amargas consecuencias de la derrota y del Tratado de Versalles.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sin duda, Cayetano. Gente sencilla que acababa de pasar una guerra mundial y todavía le quedaba otra. Y peor que la primera.
      Debían de pensar que sus dirigentes estaban locos. Con lo bien que se vive en el bosque.

      Abrazos!!!

      Eliminar
  4. Jo con el niño en bicicleta, era un acróbata... un puntín de inquietud si que tienen las fotos (donde la sonrisa sigue siendo considerada cosa de bobos, al parecer :) pero creo que básicamente es por eso, porque están muy serios, porque sus ropas son tan formales y porque los imaginamos en un contexto cruel que alomejor no todos vivieron o no percibieron así.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En casi todas las fotos de Sander se observa ese rictus serio. A lo mejor lo pedía él a los retratados.
      Me encanta elucubrar sobre las fotografías antiguas. ¿Moda, cultura de la zona, exigencias del fotógrafo, tristeza generalizada?
      Con el bebé se la jugaron. Yo creo que se cayó (pobretico) después de disparar la cámara.

      Abrazos, Adra!!

      Eliminar
  5. Bonitas fotos! Gente normal en su medio natural, con sus antiguos bosques, típicos de esta región, siempre cuidados y respetados. La última foto, es genial!!!
    A veces juzgamos las naciones con poca objetividad, en torno a eventos que decidieron unos pocos y que afectaron a los demás. Dicen que "la historia la escriben los vencedores" pero con el tiempo, es la única verdad que aceptamos.
    Es curioso que después de un siglo, “los malos” han pagado con honor su castigo y hoy, son la locomotora de Europa, mientras que “los buenos” liberadores, se han enriquecido con estas guerras, han seguido manteniendo más guerras y conflictos, destrozando naciones, vidas y culturas y hoy, controlan a toda la humanidad…(y a la “boba” risita de nuestras fotos con aquel “cheers” o “whisky”…).

    Un abrazo y Feliz fin de semana!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bosques siempre respetados. Es muy cierto lo que dices. Lo pude ver in situ este verano que, aunque pasamos bordeando Westerwald, visitamos otros bosques al norte y oeste de la zona y el respeto por la naturaleza (apabullante naturaleza) era la tónica dominante.

      Los imperios nunca son buenos. Dejarían de serlo. Empiezan con la maldad en el momento que creen en sus deseos imperialistas y piensan que están por encima de otros pueblos.

      Feliz sábado, Marga.
      Abrazos!!!

      Eliminar
  6. ¿Cómo hicieron para que la bicicleta no se ayera con ese bebé?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Arriesgada fotografía, ¿verdad?
      La bici la supongo apoyada en el caballete que queda tapado por el corpachón del perro (de raza pointer o braco alemán ¿no?. Tú eres una autoridad en animales Jejeje).

      Abrazos, Alí!!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin