miércoles, 10 de junio de 2009

Nadar: Retratos (II).


(viene de Nadar-I)

Nadar fue a diversos colegios de París siendo un buen alumno: premios en latín, griego, geografía, historia e historia natural.
El negocio familiar, la librería Tournachon no va muy bien, y la salud de su padre declina. A la muerte de éste, Nadar y sus hermanos son trasladados a Lyon donde son admitidos gratuitamente por los Padres de Versalles que les echaron a la calle en las vacaciones, ya que Félix había hecho estallar una estufa.
Se matricula en la escuela secundaria de medicina en Lyon donde seguirá cursos en sus ratos libres y nocturnos. Intenta escribir cuentos.
A los 17 años, sostén de la familia, ha de ir a trabajar para ganarse el pan. Será sucesivamente dependiente de librería, chupatintas, empleado de una litografía…y finalmente folletinista. Se hará llamar Tournadar o Nadar.
Después viene a París, la Bohemia, la miseria; vive en una pequeña, muy pequeña, habitación amueblada. Desde 1839 convertido en periodista de izquierdas, escribe y dibuja para numerosos periódicos.
Es amigo de Murger (escritor, autor de Scènes de la vie bohème que Puccini inmortalizó en su ópera La Bohème) con el que comparte habitación y se interesa por la miseria de los emigrados polacos, lo que le llevará incluso a convertirse en agente secreto.
(continuará)


Henri Murger (1822-1861).
Autor: Nadar.
París, 1854.

Gustave Doré (1832-1883).
Autor: Nadar.
París, hacia 1855.

Gioacchino Rossini (1792-1868).
Autor: Nadar.
París, 1856.


Eugène Delacroix (1798-1863).
Autor: Nadar.
París, 1858.


(sigue en Nadar-III y Nadar-IV)


6 comentarios:

  1. Vaya, sí que era popular la pose de Napoleon!
    Habia una tendencia a colocar la mano de forma similar, segun veo.
    Y vaya vida interesante llevó el caballero, que hasta agente secreto fue! No se aburriría, no.

    Bisous, monsieur

    ResponderEliminar
  2. Mira!! A Madame Ninuet le ha hecho gracia, como a mí, lo de agente secreto sólo que ella no ha puesto "Anacleto" :)

    T.Q.M.

    ResponderEliminar
  3. ¡Gran retratista, sin duda!. Uff, Delacroix da respeto.

    ResponderEliminar
  4. Lo cierto es que Delacroix tiene un aspecto muy severo. En sus autorretratos se muestra con unas facciones menos duras desde luego.

    ResponderEliminar
  5. A mí también me llama la atención que no se sacaran la mano de la chaqueta pa retratarse. Una de dos: o sentian acedía o el nadar ése no era mu de fiar y convenía tener la cartera bien agarrá.
    1abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
  6. ¡Vaya, ese era Delacroix! Resulta curioso después de haber estudiado su obra no me lo imaginaba así. ¡Qué entrada tan interesante!

    ResponderEliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin