viernes, 10 de octubre de 2014

Fichas policiales (II).

[viene de Fichas policiales-I]

Una nueva serie de fichas policiales o mugshots.
Esta relación de fotografías están seleccionadas de los archivos del Departamento de Policía de Sidney, Nueva Gales del Sur y aparecen recogidas en el libro City of Shadows: Sidney Police Photographs.

De lo que no cabe duda es que, independientemente del fin que perseguían estas instantáneas, el fotógrafo de la policía logró unos retratos de gran fuerza y calidad.
¡Disfrutadlas!













































Para todas las fotos:
Sidney, Australia. 1920-1939.


[No suelo hacer comentarios de este tipo en el blog, pero no me puedo aguantar.
No sé que tipo de fechorías habrían cometido los delincuentes fotografiados en Sidney, pero mucho me temo que eran simples aficionados al lado de la cantidad de impresentables (políticos de todos los colores, banqueros y altos directivos, empresarios y sindicalistas, ....) que nos rodean y la importancia de los delitos que cometen.]

14 comentarios:

  1. Eso iba a decir, que no tienen un aspecto temible en su mayoría; sino personas, tal vez empujadas al delito por razones de supervivencia.
    En aquellos tiempos era muy fácil acabar entre rejas.
    Ni están todos los que son, ni son todos los que están.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Algunos sí que tienen caras de tener una vida difícil.
      Y los delitos imagino que no irían más allá de prostitución y robos diversos.
      Desde luego que no están todos los que son. No hay celdas para tanto delincuente.

      Abrazo!!

      Eliminar
  2. ¡Impresionantes! Estos fotógrafos eran verdaderos artistas. Caray, sólo hay que comparar con las fotos de las fichas policiales actuales.
    :) Por cierto: hay un tal W.Cahill que es clavadito a Anthony Hopkins

    Un abrazo, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que le trae un aire, sí.
      Igual era el pariente oveja-negra de toda familia que se precie. Jejeje.
      Este fotógrafo se lo curraba, sin duda. Algunas parecen fotos de estudio profesional.

      Abrazos, Xibeliuss!!

      Eliminar
  3. Me apasionan este tipo de colecciones. En ellas encuentras una serie de miradas, posturas, rostros y gestos que dicen mucho sobre las personas a las que pertenecen. En ellas se refleja el miedo, el dolor, la desgracia, el odio, la soberbia e incluso, en ocasiones, el mal en estado puro. Cada una de las imágenes es para dedicar una entrada, horas de reflexión sobre lo que se ve... Como bien dices, ¿quién sabe lo que les llevó a ese lado de la cámara?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, De Batz. Cualquiera de las fotografías sería digna de un estudio fisiognómico detallado. De hecho son muchos los autores que han querido ver características comunes en todos los delincuentes.

      Abrazo!!

      Eliminar
  4. Madre mía, el retrato de frente d K. WARD acojona, con perdón, un poquitín la verdad, pero estoy de acuerdo con Xibeliuss en que los fotógrafos tenían que ser verdaderos artistas... y contigo en todo lo que has dicho

    Un beso, Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Este fotógrafo seguro que lo era. Se tomaba su trabajo tan en serio que parecía querer robar la personalidad del delincuente en cada instantánea.
      La srta. Ward tenía una mirada inquietante, sí. E incluso un poco masculina. Y el peinado que me llevaba la pobre tampoco ayudaba mucho. Jejeje

      Un abrazo, Adra!!

      Eliminar
  5. Tienes razón, coincido con tu comentario aunque, de todas formas, a los señores y señoras de las fotos N° 15, 19 y 42, preferiría no cruzármelos en una calle solitaria o en alguna esquina de noche (y está muy mal discriminar, lo sé, "mea culpa", pero dan miedo)! Excelente colección! Abrazos, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es verdad, algunos rostros están tan castigados que provocan un cierto temor. Pero, sin quitarles mérito delictivo a estos australianos, hoy día hay otros con mejor cara que los superan.

      Abrazos, Patzy!!

      Eliminar
  6. Sorprendentes imágenes!!!... no solo por la amplia variedad de personas que representan, de distintas edades, clases sociales o fisionomías, sino también, por la capacidad del fotógrafo, un verdadera artista, para captar en un instante, expresiones tan reales y presentarlas como retratos muy sugestivos, de la personalidad compleja de cada uno.
    Gracias, por esta colección!
    Un saludo , Marga!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Marga, un verdadero artista. Un fotógrafo de verdad, con un especial talento para captar la esencia del personaje retratado.
      Rara avis dentro de la policia. Supongo.

      Abrazos!!

      Eliminar
  7. Es imprsionante pensar que estos rostros que nos contemplan desde un papel, leve y frágil, pudieran haber vivido hace un siglo. Sus miradas son tan fuertes que parecen sobrepasar el tiempo y el espacio. Además en algunos casos no parecen carne de cañón de prisión, la verdad. Se podría llegar a especular mirándoles qué delitos habían cometido.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Justamente eso que comentas es lo que hago con los retratos: especular.
      Inventarme historias que podrían haber sido. Imaginar.
      Y este caso no es excepción.
      Mirándolos detenidamente, podrían haber cometido cualquier delito, pero la verdad es que me los veo cometiendo delitos menores más que otros importantes como los de sangre, por ejemplo.

      Abrazos, Carmen!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin