martes, 7 de agosto de 2012

¡A nadar!

Club de natación de Brighton.
Autor: Benjamin William Botham.
Brighton (Reino Unido), 1863.



El club de natación de Brighton se creó por un grupo de entusiastas nadadores el 4 de mayo de 1860 en el Hotel The Jolly Fisherman.

Los datos de la foto no están confirmados pero es opinión generalizada que la foto fue tomada en 1863 por el fotógrafo Benjamin W. Botham después de que en una de las actas del Club de junio de 1863, se determinara como condición imprescindible para ser socio, el aparecer en una fotografía con los demás miembros.


Estos caballeros debían de nadar entre las 6 y las 8 de la mañana, pues a partir de esa hora estaba prohibido exhibirse en traje de baño en las playas de Brighton.

10 comentarios:

  1. Respuestas
    1. Sí, Alí.
      En Brighton el agua supongo que está fría hasta en verano.
      Abrazos.

      Eliminar
  2. Hay alguno que solo le falta un chupete en la boca, !! si parecen pañales de bebé¡¡ :)

    Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Es que eran unos auténticos sportmen. Por eso renunciaban a llevar un traje de baño que fuese más pudoroso.
      Un fuerte abrazo, Arena!

      Eliminar
  3. Pues tienen una pinta... En bañador y con sombrero.. sólo le faltan los calcetines, jajajaj
    Bienvenido, Enrique. Se te había echado de menso.
    Un abrazo

    ResponderEliminar
  4. El sombrero era lo que los diferenciaba, Carmen. Son unos gentlemen y tenían que parecerlo.
    Un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  5. Jjejejeje Me apunto al comentario de Carmen: ¿cómo se puede ser indecente con unos sombreros tan bien elegidos?

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Bien elegidos y variados, Xibeliuss.
      Abrazos.

      Eliminar
  6. Seguro que no se bañaban con pipa porque se apagaban... Si no, también la llevarían. Eso y el reloj de bolsillo, que tampoco lo llevaban porque no tenían donde enganchar la cadena. Cuando uno es un lord, se nota hasta en canzorcillos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Eran unos caballeros, sin duda.
      No todo el mundo llevaba esos sombreros.
      Calurosos abrazos, Antón.

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin