viernes, 24 de agosto de 2012

El Infierno y el Cielo.

 El Infierno
Autor: Robert Doisneau
París, 1952.

 El infierno
Autor: Eugène Atget
París, 1898.



Esta fantásticas imágenes firmadas por Doisneau y Atget respectivamente,  dos de mis fotógrafos preferidos, pertenecen a uno de los Cabarets más famosos de París durante los últimos años del siglo XIX y los primeros del XX: El Infierno.







 En el bulevar de Clichy, en París, surgieron a finales del siglo XIX varios cabarets para atender a la creciente clientela nocturna. El más conocido es el Moulin Rouge, pero también aparecieron otros de peculiar temática como el Cabaret de la Nada (dedicado a la Muerte) y, en la acera de enfrente, los Cabarets de El Cielo y El Infierno.




En el interior de El Cielo, los clientes eran atendidos por ángeles y santos que servían champán celestial.



Y, como no podía ser de otro modo, en El Infierno los camareros eran diablos que ofrecían, además del imprescindible champán, bebidas atrevidas como un Preparado a base de pecados mezclados con una pizca de intensificador de azufre que, dicho de otro modo, consistía en café negro con un chorro de coñac.


Lo que viene siendo… un carajillo. Jejeje.


12 comentarios:

  1. Atget me gusta mucho, pero Doisneau le gana esta vez la partida metiendo al gendarme en el encuadre ¡Cambia todo!
    Y, por cierto: tenían buena pinta estos garitos, oiga.
    Abrazos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Doisneau sabía lo que hacía. Hasta me lo imagino dando vueltas por la calle esperando que pasase el gendarme haciendo su ronda.
      De los cabarets me decanto por El Infierno. Por divertido que sea el El Cielo. Jejeje
      Abrazos, Xibeliuss.

      Eliminar
  2. Esto me recuerda los grabados de Laucler -¿Asi se escribe verdad?- que por cierto lo acabo de descubrir este año a pesar de que siempre había visto su trabajo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Te refieres a Henri de Toulouse-Lautrec. Me encanta este pintor y cartelista de vida agitada.
      Y, por supuesto que debía frecuentar estos cabarets. Éstos y todos los de París, Jajaja,..era un gran noctámbulo.
      Abrazos, Alí.

      Eliminar
  3. Delicioso! Tanto las imágenes como sus explicaciones. Qué tiempos hermosos. No cabe duda de que la gente sabía divertirse.

    Encantada de volver por este rincón. No se imagina las ganas que tenía!

    Feliz tarde

    Bisous

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí que sabían divertirse, sí.
      Gracias, madame, por sus palabras.

      Abrazos!

      Eliminar
  4. Respuestas
    1. Gracias por pasar, César.
      Me alegra que te guste.

      Abrazo.

      Eliminar
  5. Una maravilla, como serìan estos locales en su plenitud.

    un abrazo

    fus

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Pues, sin duda serían de lo más entretenido. Algo transgresores, supongo. Pero eso haría que fuesen más apetecibles. Jejeje

      Un abrazo, Fus.

      Eliminar
  6. Fantástico.
    A veces pienso que nací en una época equivocada..
    Un saludo, Enrique.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, Jürgen, sí.
      Cómo me gustaría estar allí, en esos años, aunque fuese solo un ratito. Jejeje
      Abrazo!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin