sábado, 29 de enero de 2011

Ciencia y fotografía.

La Fotografía es hija de la Ciencia.
Y, como buena hija, una vez superados los primeros años de pasos titubeantes, se puso a disposición de su madre.

Así, se obtuvieron imágenes de lo pequeño…

Microfotografía de una pulga.
Autor: Arthur E. Durham.
1863.

…y lo lejano.

Luna.
Autor: Lewis M. Rutherford.
4 de marzo de 1865.

Imágenes de las fases del movimiento,…

Salto.
Autor: Étienne-Jules Marey.
Francia, hacia 1886.

…y del movimiento congelado.

Wesley E. Fesler patea un balón de rugby.
Autor: Harold E. Edgerton.
E.E.U.U., 1934.

Ya lo afirmó el astrónomo Pierre Janssen a finales del XIX:

“La placa fotográfica es la verdadera retina del científico”.


20 comentarios:

  1. Estupenda selección. Todavía hoy la gente nos seguimos sorprendiendo con imágenes a cámara superlenta, o con secuencias de varios días condensás en unos minutos. Pero en esta época ya se hacía este tipo de cosas.

    La cámara de movimiento congelao lo tendría difícil pa captarme a mí tomandome una caña y una marinera. Soy mu rápido.

    ResponderEliminar
  2. Gente inquieta ha habido siempre. Gracias a ellos vamos avanzando, Antón.

    Lo mejor es comerse la marinera lo más rápido posible, así pa' cuando se rompe la rosquilla, ya está tó en la boca y no se te cae ná.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  3. La pulga así con aumento parece un bicho extraterrestre sacado de una peli de ciencia ficción. Jejeje.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
  4. ¡Gran entrada! Particularmente siempre me han interesado las que reflejan distintas fases de movimiento y llegue a experimentar mucho sobre ello. Si encuentro los resultados (en papel) igual las subo.
    La de Rutheford, además, es una bellísima fotografía.
    Un abrazo, Enrique.

    ResponderEliminar
  5. Qué curiosa la imagen del salto, monsieur.
    La verdad que tenía que ser complicado de lograr con aquellas maquinas.

    Feliz fin de semana

    Bisous

    ResponderEliminar
  6. Jajajaja, muy bueno el comentario de la Fuensanta.... y tu respuesta Enrique.

    A mi también me gustó mucho la foto en movimiento, es algo dificil para mi que no se mucho y que cuando puedo persigo.

    Un abrazo Enrique

    ResponderEliminar
  7. La verdad es que la pulga es muy fea, Cayetano.
    Ahora que los piojos le ganan. Son terroríficos.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  8. Es apasionante lo de fijar el movimiento. Porque tanto lo pequeño como lo lejano ya se veía. Pero el movimiento, no.

    La luna de Rutherford es fabulosa y de una nitidez extraordinaria.

    Abrazos, Xibeliuss.

    ResponderEliminar
  9. Efectivamente, madame lo del movimiento resultó más complicado de lo que se pensaba. La fotografía del salto está realizada con un rifle al que se le acoplaba un objetivo fotográfico. Pero quedaban imágenes entre foto y foto. Hubo que esperar más de 40 años para fijar totalmente el movimiento rápido.

    Abrazos y buen sábado.

    ResponderEliminar
  10. Sí, Arena. Como le decía a Madame, captar el movimiento o congelarlo fue tarea más que complicada con los objetivos de la época.

    Abrazos para el sábado.

    PD: Y,...¿A que es verdad? La mejor manera de comerse una marinera sin mancharse es haciéndolo muy rápido. Jeje

    ResponderEliminar
  11. Seguro que estas fotografías inspiraron muchos movimientos artísticos, como por ejemplo el impresionismo y el futurismo. Porque la imagen fotográfica es ciencia y a la vez arte.

    Saludos

    ResponderEliminar
  12. Me encanta la secuencia de las fases del movimiento :) y la pulga...madre de Dios, parece un insecto prehistórico, bueno, quizá lo sea...Un beso, Enrique

    ResponderEliminar
  13. Seguro que sí, Carmen. Siempre estuvo unida la fotografía a arte. Aunque no fuese directamente.

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  14. El movimiento, ...la obsesión de muchos fotógrafos.

    Abrazos de domingo, Almalaire.

    ResponderEliminar
  15. Y lo que debieron sorprender a la sociedad del momento!
    En la actualidad con los supermicroscopios, las cámaras digitales que tiene todo el mundo, los efectos especiales y el 3D, se ha perdido esa capacidad de sorpresa. El otro día ojeaba un libro de fotografía de los 70-80. Comentábamos que a cualquier joven de la era del Photoshop esos efectos le pareceran tonterías...

    ResponderEliminar
  16. La verdad es que en la era de las tecnologías digitales es difícil sorprender.
    Pero, desde luego, estas imágenes a finales del XIX debían de ser extraordinarias.

    Un abrazo, Jürgen.

    ResponderEliminar
  17. Una foto extraordinaria, Alí.
    Y lo que le costó conseguirla al sr. Fesler!!

    Abrazos.

    ResponderEliminar
  18. Plenamente de acuerdo con la cita final... y todas las imágenes de hoy son fantásticas, pero la del movimiento me parece simplemente genial. Abrazos ;-)

    ResponderEliminar
  19. Sí, Carzum, las imágenes del movimiento nos resultan muy atractivas. Es lo que el ojo no ve. Además de su belleza plástica, claro.

    Abrazos.

    ResponderEliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin