domingo, 29 de marzo de 2015

Eva Besnyö, la holandesa húngara (II).



Autorretrato.
1932.

En 1932, Eva Besnyö se traslada junto a John Fernhout (con el que se casó poco más tarde) a los Países Bajos por la creciente amenaza del nacional-socialismo alemán.
En Amsterdam se unió con otros artistas, fotógrafos, cineastas, escritores e intelectuales que también huían de la represión nazi. Entre ellos destacan el artista Charley Toorop y el cineasta Joris Ivens, activista en favor de la República Española con la película Tierra de España.

Con una exposición individual en la prestigiosa galería de arte Van Lier en 1933, Besnyö obtuvo gran reputación como artista, aunque seguía trabajando como retratista, fotógrafo de moda y fotoperiodista.
Un trabajo muy diverso que, no obstante, la mantiene dentro de la Nueva Objetividad buscando ángulos inusuales y la claridad desapasionada con la humanidad compasiva.

En 1934, junto a un grupo de artistas que buscaban proteger los derechos artísticos y culturales en contra de la creciente influencia nazi, participó en la exposición titulada Olimpiadas bajo la dictadura (De Olympiade onder Diktatuur) en protesta por los Juegos Olímpicos de 1936 que iban a celebrarse en Berlín.

Desnudo.
Matyasföld. Hungría. 1932.

John Fernhout a orillas del Báltico.
1932.

John Fernhout, Anneke van der Feer y Joris Ivens.
Westkapelle, Zeeland, Paises Bajos. 1933.

John Fernhout.
Westkapelle, Zeeland, Paises Bajos. 1933.

Holanda, la nueva patria de Besnyö, se declaró neutral durante los inicios de la Segunda Guerra Mundial aunque Alemania se negó a reconocer esta neutralidad invadiéndola el 10 de mayo de 1940.
Hubo cierta resistencia inicial por parte del ejército holandés pero cinco días después, cuando los nazis amenazaron con bombardear la ciudad portuaria de Rotterdam, los holandeses capitularon y, a pesar de que un acuerdo de rendición se estaba elaborando, la fuerza aérea alemana bombardeó el casco antiguo de Rotterdam muriendo más de 800 civiles y quedando sin hogar más de ochenta mil personas.
Dos meses más tarde, Besnyö fotografió las ruinas.

Con los nazis ocupando los Países Bajos, la vida y condiciones de trabajo para los judíos eran muy limitadas. A Besnyö le prohibieron ejercer cualquier trabajo periodístico, por lo que tuvo que aceptar sólo encargos fotográficos privados.
Al poco tiempo, incluso este tipo de trabajo desapareció.

Chaja Goldstein.
1933.

Niños en la arena..
Lago Balaton. Hungría. 1933.

Madre e hijos.
1933.


Después del baño.
1933.

En 1941 el primer grupo de judíos fueron deportados al campo de concentración de Mauthausen en Austria.
Un año más tarde fueron obligados a identificarse públicamente portando la estrella de David. Los nazis comenzaron a construir campos de concentración en los Países Bajos.

Eva Besnyö pasó a la clandestinidad. Obtuvo documentos de identidad falsos y logró ganarse la vida de manera muy limitada hasta el final de la guerra.

De los 140.000 judíos que vivían en los Países Bajos antes de la invasión nazi de 1940, sólo 30.000 sobrevivieron, entre ellos la mayor parte de la familia de Besnyö.
Otros, incluido su padre que murió en Auschwitz, no tuvieron esa suerte.

El cineasta Joris Ivens.
Amsterdam, Países Bajos. 1933.

Sala de cine Cineac.
Amsterdam, Países Bajos. 1934.

Nicole Dumont.
Amsterdam, Países Bajos. 1934.

Residencia de verano en Groet.
Bergen, Países Bajos. 1934.

Playa de Oostduinkerke.
Bélgica. 1934.

Niña con gato.
1936.

Amsterdam. 1936.

Expo-1937.
París, 1937.

Expo-1937.
París, 1937.

Narda.
Amsterdam, Países Bajos. 1937.

Narda.
Amsterdam, Países Bajos. 1937.

París. 1937.

Carel Willink en su estudio.
1938.

Ayuda para China.
1938.

Niña.
Hungría. 1938.



Para todas las fotografías.
Autora: Eva Besnyö.



6 comentarios:

  1. El zarpazo del nazismo llegó a mucha gente que venía huyendo del horror y buscaban paz y un lugar seguro en los Países Bajos.
    Un saludo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. En ningún caso se esperaban lo que se les venía encima. Demasiado horror.
      Ni en Alemania, ni mucho menos en Holanda.

      Abrazos, Cayetano!!

      Eliminar
  2. Parece que internet no me deja poner un comentario... Decía, que una vida ajetreada y llena de contratiempos debido a la demencia de un loco que quiso imponer un Estado de terror.
    En medio del abismo: las preciosas fotos de Eva.
    Saludos

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Sí, de vez en cuando blogger lo pone difícil. Pero insistiendo, entran finalmente los comentarios. Jeje.
      Fue una época realmente trágica para los judíos. Fue realmente devastador ese megalómano, sin duda.

      Abrazos, Ginebra!!

      Eliminar
  3. Parece que Eva, a través de su fotografía y según las circunstancias personales y sociales de cada época, fue siempre una luchadora a su manera: contra el nazismo, a favor de la República Española y en los años setenta, por los derechos de la mujer. (Me gusta mucho la última foto)

    Abrazos!!!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fue una superviviente. Y para sobrevivir tenía que sobreponerse a las circunstancias tan adversas que la rodearon. Y luchar contra ellas.
      Al vivir tanta injusticia contra los judíos, imagino que la hizo sensible a todas las injusticias.

      Abrazos, Marga!!

      Eliminar

LinkWithin

Blog Widget by LinkWithin